Desde hace un tiempo ya venimos refiriéndonos a ellas como canales de entretenimiento para ser más exactos, pero quizá hasta con ese concepto nos estemos quedando ya cortos.

Hace unas semanas hablábamos de cómo el estrellato de TikTok estaba poniendo contra las cuerdas a gigantes como Youtube -que, todo sea dicho, no lo está haciendo nada mal con Youtube Shorts- pero ahora es papá Google quien tiene que defender sus posiciones tradicionalmente intocables: las búsquedas y los mapas.

Y es que según el propio Google, casi la mitad de los Zetas prefieren Instagram o TikTok para buscar o descubrir lugares. Esto va en línea con su natural modo de interactuar con las redes: lejos de palabras clave y cerca de métodos más… inmersivos.

banner sq_uccg play

Google asume y prepara maquinaria

El gigante tecnológico está trabajando para adaptarse a estas nuevas formas de interactuar con la red, más intuitivas, inmersivas y audiovisuales. En palabras de Prabhakar Raghavan, vicepresidente senior de Google:

“Tenemos que conjurar expectativas completamente nuevas y eso requiere bases tecnológicas completamente nuevas”.

Y estos esfuerzos pueden verse ya en su buscador, donde los vídeos tienen una posición principal. Y si no, prueba a googlear “cómo coser un botón”. No solo te aparecerá un vídeo si no el momento exacto que te interesa (¡gracias, IA!).

Incluso, se habla de que en el futuro googlearemos ya no solo escribiendo o por voz, sino usando gafas de realidad aumentada para encontrar resultados relacionados con lo que estamos viendo.

En cuanto a los mapas, pronto ese puntito azul que imita nuestros pasos por las calles será sustituido por realidad aumentada e incluso vistas inmersivas. Todo para que Google maps sea más un entorno en el que ubicarse que una versión digital de aquellos mapas “envolventemente grandes” (y que, por cierto, a los Zetas les suena a dinosaurios).

Las compras, también a través de canales de entretenimiento

No es de extrañar si al número de horas que pasan los usuarios en las redes sociales -8 al mes en Instagram y 29 en TikTok de media- sumamos que son ellas las reinas de la inspiración.

Los usuarios tendemos a contactar con las marcas a través de sus cuentas sociales cuando tenemos dudas sobre algún producto o pedido (sí, también nosotros lo hemos hecho, de ahí el plural). E Instagram lo sabe. Y acaba de lanzar una funcionalidad que permite realizar pagos y seguimiento de pedidos por medio de su propio chat. ¡Alegría para los pequeños negocios! Eso sí, habrá que tener configurada una cuenta comercial.

Pero además, y como ya hizo TikTok en su momento, Youtube se enlaza ya con Shopify para permitir la compra sin salir de su contenido.

En resumen, seas una red social, un buscador, una plataforma de música o el mayor conglomerado de ecommerce, nadie está a salvo: reinventarse o… ¡sufrir!

unnamed (34)