Hace dos números, en el #20 de la Newsletter de GROWTH, os hablamos de BeReal, la nueva red social que lo está petando en la generación Z. Como ya os contamos, el objetivo de la aplicación es obtener una visión real de tu vida. Su uso es muy sencillo. Aparece la notificación: TIME TO BeReal. Con una sola alerta, personas de todo el mundo cogen sus móviles para hacerse una foto de lo que están haciendo en ese instante. Solo puedes subir una foto al día. Escasez y realidad.

En lo que va de año, sus usuarios activos mensuales han crecido un 315%. La aplicación se lanzó en diciembre de 2019, pero el 65% de sus descargas de por vida han tenido lugar este año natural. Según datos de Apptopia, sus usuarios activos diarios han alcanzado los 3 millones y ya es la aplicación número 3 en la App Store.

La aplicación está dirigida a los adolescentes que quieren romper la fachada de las redes sociales, la que quiere alejarse de la curación detallada y de los influencers profesionales. Basta de filtros y falsedad.

Con el crecimiento de BeReal, todavía no sabemos si es real o hype, y el imparable auge de TikTok, autenticidad es la palabra del día en el marketing en redes sociales. Nadie quiere hablar con una marca. Lo máximo que hacemos es mencionarles para trollear, quejarnos o solucionar un problema. Y es aquí donde nos surge LA PREGUNTA, ¿hacia dónde van las marcas en su comunicación en redes sociales?

banner sq_uccg play

La primera parte es fácil. Influencers. El marketing de influencers es más fuerte que nunca y se prevé que las marcas gasten 15.000 millones de dólares en marketing de influencers durante 2022.

En los últimos años el marketing en redes se ha vuelto más y más dependiente de los influencers. De hecho, es el único canal de marketing que aumentó su eficacia a lo largo de la pandemia, lo que a su vez provocó un mayor escrutinio.

Los creadores son cada vez más transparentes y comparten más su vida. Han pasado de entretener y promocionar productos a compartir consejos, hablar de sus pasiones y difundir información imparcial. Si un influencer quiere tener éxito debe establecer su voz, crear una comunidad sólida y generar conversaciones que informen, eduquen y estimulen a su audiencia.

Los usuarios de redes sociales confían más que nunca en las recomendaciones de los influencers. Una encuesta reciente demostró que el 49% de los consumidores usa estas recomendaciones en sus decisiones de compra.

En septiembre de 2021 TikTok ya superó a YouTube en cuanto a tiempo medio de visionado, lo que supone un cambio monumental en el comportamiento de los consumidores. Los vídeos cortos y sin filtrar ofrecen una mayor representación de la vida real. Cada vez queremos contenidos menos filtrados, y los datos de crecimiento de BeReal son una prueba más.

Las marcas deben aceptar este deseo de contenido sin filtrar y de la vida real y depositar su confianza en aquellos influencers que conocen su producto y cuya audiencia realmente conecta con los valores del mismo. La generación Z ha impulsado este cambio cultural. Quieren marcas y comunicadores que digan la verdad y defiendan lo que creen.

En la Era de la Autenticidad, se acabó la talla única y las automatizaciones. Como me dijo Pelayo Alonso el otro día cuando hablábamos sobre BeReal, “con este tipo de aplicaciones más te vale usar influencers que crean en tu marca y producto de verdad. Que lo usen y les encante. Es la única manera de tu producto aparezca en esas fotos que buscan compartir instantes reales de tu día a día”.

1651735231459